Exhalación, de Ted Chiang

Reseña de Exhalación, una magnífica colección de relatos de ciencia ficción escritos por un auténtico maestro del género: Ted Chiang.


En esta ocasión os traigo una reseña de narrativa pero en formato de colección de relatos. ¡Y qué relatos!

Todo un descubrimiento, tanto del autor como de una forma absolutamente original de escribir ciencia ficción. Y es que, sí, estamos ante un libro de ciencia ficción, pero para nada esperéis naves espaciales, viajes interplanetarios o batallas galácticas. Lo que cuentan estos relatos va mucho más allá de lo que podríamos esperar en un principio.

Os estoy hablando de Exhalación, el nuevo libro de Ted Chiang. Publica Sexto Piso.

Cubierta de Exhalación, de Ted Chiang
Exhalación, de Ted Chiang
TEd Chiang, autor de Exhalación.

Sobre Ted Chiang

Ted Chiang es un escritor estadounidense de origen chino nacido en 1967, conocido sobre todo por ser el autor del relato La historia de tu vida, que fue adaptada al cine por Denis Villeneuve con el título de La llegada, peli protagonizada, entre otros, por mi queridísima pelirroja Amy Adams y Jeremy Renner.

Creo que es importante poner aquí en valor la calidad narrativa y el talento de Ted Chiang. En su currículum como escritor —profesionalmente se dedica a escribir manuales técnicos de software— cuenta en su haber con tan sólo diecinueve relatos publicados, pero con los que ha conseguido alzarse con cuatro premios Hugo, cuatro premios Nébula, seis premios Locus y un premio de la British Science Fiction Association. A ver, cuatro más cuatro más seis más uno… ¡Quince premios! ¡Con sólo diecinueve relatos!

(Crédito de la foto: Arturo Villarrubia -- Ted Chiang – por Arturo Villarrubia en Flickr.com; This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic license.)

Sobre la edición

Estamos ante una edición de tapa blanda con solapas, un grosor de hoja adecuado y un tamaño de letra que hace la lectura muy cómoda. Un libro realmente manejable y con una edición muy cuidada. Aprovecho para decir que acabo de descubrir esta editorial, Sexto Piso, y que estoy maravillado con el catálogo de narrativa que tienen. Seguro que vuelvo a alguno de sus títulos.

Sobre Exhalación

En Exhalación nos encontramos con nueve relatos claramente diferenciados entre ellos, pero de los cuales algunos comparten el dilema que se plantea. De los nueve relatos, siete han podido leerse a lo largo de estos últimos años en distintas publicaciones:

  • El comerciante y la puerta del alquimista
  • Exhalación
  • Lo que se espera de nosotros
  • El ciclo de la vida de los elementos de software
  • La niñera automática, patentada por Dacey
  • La verdad del hecho, la verdad del sentimiento
  • El gran silencio

Mientras que los dos últimos, eran inéditos hasta la fecha de publicación del libro:

  • Ónfalo
  • La ansiedad es el vértigo de la libertad

Cabe destacar que Exhalación ganó el premio Locus a la Mejor Colección de 2020. Además, el relato Ónfalo se hizo también con el Locus a la Mejor Novela Corta 2020.

Decía antes que lo que nos cuenta Chiang en sus relatos va mucho más allá de lo que generalmente esperamos de la ciencia ficción. Y es que este autor nos plantea una serie de dilemas morales, existenciales y filosóficos que, conforme vas avanzando en la lectura de las distintas historias no puedes evitar que se te dibuje una sonrisa en los labios cada vez que te topas con una de estas cuestiones porque, aunque tal vez el desarrollo de las historias puede resultar simple o sin ningún tipo de innovación, sin embargo, son estos problemas los que dotan a los relatos de su calidad y originalidad narrativa. Lo que sí que es una constante en los relatos es nuestra relación con la tecnología y como ésta nos plantea auténticos desafíos.

Y conste que no estoy diciendo que la ciencia ficción, como género, no plantee cuestiones profundas, para nada. Hay grandísimas novelas y relatos que también lo hacen. No sé, se me vienen a la cabeza El juego de Ender —que ya reseñé en este canal—, La guerra de las salamandras, Dune —novela de las que también tenéis reseña por aquí—, Yo, robot, y un largo etcétera. Pero sí es verdad que Ted Chiang parece dar un paso más allá y centra su estilo precisamente más en los temas planteados que en las historias usadas para plantearlos, de modo que estas no tienen la necesidad de estar ambientadas en mundos futuros o lejanas galaxias o, al menos, están exentas de una escenificación excesivamente futurista. Y creo que es uno de los grandes aciertos del autor: escribir historias que nos resultan más cercanas y creíbles. De hecho, en la faja que viene con la edición que tengo, viene escrito lo siguiente a modo de fantástico reclamo: Y tú que creías que no te gustaba la ciencia ficción… Pues eso.

El problema a la hora de reseñar una colección de relatos es que es difícil poder ofrecer una impresión o resumen general sobre el libro a no ser que se vaya relato a relato. He de decir que la sinopsis que viene en la contracubierta adelanta de una manera bastante acertada lo que el lector va a encontrar en los diferentes textos, pero, ya que os traigo un intento de reseña, me detendré en cada uno de ellos simplemente para resaltar las cuestiones que cada uno de ellos nos plantea.

Tanto en El comerciante y la puerta del alquimista como en Lo que se espera de nosotros, Ted Chiang nos lleva a reflexionar sobre una cuestión que ha sido objeto de debate desde hace siglos y que, de hecho, es parte central de la doctrina cristina: el libre albedrío y el determinismo. En ambos relatos el autor es capaz de plantear hasta qué punto tenemos control sobre nuestras vidas y si en verdad nuestro destino está ya de algún modo preconfigurado.

En Exhalación y El gran silencio, Chiang plantea la cuestión de la existencia y su futilidad en el espacio y el tiempo. Nos invita a hacernos conscientes de nuestra pequeñez y como, de algún modo, estamos aquí de prestado. Sirviéndose tanto de robots como de papagayos, el autor nos hace contemplar su visión sobre la sustitución de especies y civilizaciones por otras.

El ciclo de vida de los elementos de software viene a ser una novela corta en la que Ted Chiang nos plantea los problemas éticos de nuestra posible futura capacidad de crear otros seres, en este caso unas mascotas virtuales con IA y con capacidad de aprendizaje al estilo de los niños. Si creamos una vida, ¿qué tipo de responsabilidades tenemos hacia ella? ¿O solo por el hecho de que sean existencias artificiales debemos no vincularnos sentimentalmente hacia ellas? Este es uno de los textos del libro donde la historia central va acompañada de otra trama que la complementa. Sin duda, un texto que nos hace pensar.

En La niñera automática, patentada por Dacey, Chiang nos muestra las posibles consecuencias de estas posibles vinculaciones hacia referentes que no son humanos sino simple tecnología mecánica. Para ello sitúa el relato en la transición entre los siglos XIX y XX, una época en la que comenzaba a aflorar cierta confianza, a veces ciega, en los avances tecnológicos aplicados a ámbitos de la vida hasta entonces reservados exclusivamente al trato humano.

La verdad del hecho, la verdad del sentimiento es uno de mis relatos preferidos del libro. La idea que propone me parece sumamente inteligente y sus implicaciones son ante todo preocupantes. ¿Qué pasaría si llegase un momento en que todo cuanto viviésemos quedase de algún modo grabado y tuviésemos la posibilidad de consultar dichas grabaciones? ¿Cómo afectaría esto a las relaciones humanas? ¿Os imagináis los efectos en, por ejemplo, las discusiones de pareja, en accidentes de tráfico y el sector de los seguros o incluso en la política? Aquí Chang va entrelazando dos historias distintas en las que evidencia la relación entre este posible futuro registrado y el impacto que supuso la escritura en el devenir de la humanidad.

En Ónfalo asistimos a un mundo en el que la ciencia, de algún modo, está al servicio de la religión, a confirmar los dogmas establecidos. Ted Chiang nos ofrece esta historia para hacernos ver cómo, en el caso de que el ser humano fuese el motivo de la creación, todo lo que son las leyes físicas, o algunas de ellas, se vendrían abajo, incluida la de la relatividad de Einstein.

Y finalmente, como último relato tenemos La ansiedad es el vértigo de la libertad, para mí, sin duda alguna, el mejor relato de la colección. En este texto el autor nos propone una historia en la que la gente puede contactar con versiones de nosotros mismos existentes en otras dimensiones, que no son más que alternativas de nuestro mundo en base a diferencias en las decisiones tomadas. Es decir, nos encontramos con momentos en los que la vida de las personas comienza a disgregarse en distintas líneas a partir de una serie de acontecimientos. ¿Cómo gestionaríamos semejante posibilidad? ¿La usaríamos de manera adecuada? ¿Daría pie a la maldad? Me parece un texto tan, tan, tan inteligente que lo he flipado con él. Y encima, el final de este relato es maravilloso desde el punto de vista narrativo.

Coda final

Bueno, pues hasta aquí mi reseña. Si os gusta la ciencia ficción, o si, por el contrario, nunca habéis leído nada de este género, os recomiendo encarecidamente este libro. Vais a flipar. Creo sinceramente que pocas cosas tan originales —y tan bien planteadas— vais a encontrar en el panorama narrativo actual.

Os recuerdo el título: Exhalación, de Ted Chiang, publicado por Sexto Piso. Una colección de relatos inteligentísimos y, sin duda, provocadores.

Nada más, nos vemos en el siguiente episodio. Ciao!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad