Mientras escribo, de Stephen King

Hola. Soy Sergio Redondo y os doy la bienvenida a mi canal de reseñas El Libropensador.

Stephen King, el gran maestro de la literatura de terror actual. Un autor prolífico, responsable de algunos de los grandes éxitos editoriales del género de las últimas décadas: Carrie, El resplandor, It, Misery, La zona muerta, Cujo, Tommyknockers…

La verdad es que hacía ya bastantes años que no leía nada de King. De hecho, hacía ya bastantes años que no leía apenas narrativa, tan solo algún título suelto que llamase mi atención. Y es que, allá por el año 2006 descubrí el ensayo y… qué queréis que os diga, me enganchó. Y una prueba de ello es este canal.

Sin embargo, en 2018 decidí que era hora de volver al que había sido mi género fetiche durante muchos años: la novela. Desde entonces, he procurado leer tanto nuevos lanzamientos como obras clásicas, y últimamente doy pequeñas incursiones en el mundo de la ciencia ficción. Algunos títulos ya los he reseñado en este canal. Así hasta llegar a Dune, la que está siendo mi lectura ‘narrativa’ actual. Un grueso volumen con la nueva edición de Nova y que, por autoimposición, estoy leyendo muy poco a poco, porque no quiero perderme el más mínimo detalle de esta obra maestra.

Como me gusta combinar siempre una lectura en libro físico con otra en digital, y a ser posible ensayo, por cuestiones de no mezclar tramas, tras la lectura del Fouché de Zweig, que tenéis reseñado en mi anterior reseña, me puse a la búsqueda de un nuevo título para descargar en mi ebook y, como estoy actualmente interesado en todo lo que rodea a la creación literaria, empecé a buscar títulos sobre dicha temática. Pero hete aquí que entonces recordé que Stephen King había publicado hace ya algunos años un libro sobre este tema, y ya que King siempre me ha gustado como narrador, pues me dije, vamos a por él. Y así, después de su lectura, os traigo mi reseña de ‘Mientras escribo’, de Stephen King.

Stephen King, el gran maestro del terror

Stephen King, para quien no lo conozca (¿hay alguien en la sala?) es un escritor estadounidense nacido en 1947, por lo que a fecha de publicación de este vídeo tiene 72 años. King se convierte en un fenómeno editorial ya con su primera novela, Carrie, y desde entonces es uno de los escritores más leídos y no solo del género de terror. De hecho, King no solo cultiva el terror, sino que se atreve también con la fantasía, la ciencia ficción, el guión cinematográfico y el ensayo. Entre sus obras más conocidas, además de Carrie, tenemos:

  • El resplandor
  • El misterio de Salem’s Lot
  • Misery
  • It
  • La zona muerta
  • La torre oscura
  • Cujo
  • Tommyknockers
  • La milla verde
  • La tienda
  • Dolores Clairbone

Como nota para quien no lo sepa, Stephen King es autor de ‘Rita Hayworth y la redención de Shawshank’, la novela corta en la que se basa una de mis películas preferidas: Cadena Perpetua.

Mientras escribo

Centrándonos ya en el libro que nos ocupa hoy, ‘Mientras escribo’ se nos presenta como una suerte de autobiografía mezclada con una guía para futuros escritores y creo que dicha mezcla es un acierto total.

El libro contiene tres prólogos, lo que en mi opinión no deja de ser más que una excentricidad del autor.

Curriculum Vitae

Pasados estos tres capítulos a modo introductorio, nos encontramos con Curriculum Vitae, la primera parte del libro y la que recoge el recorrido vital de Stephen King desde que es un niño hasta que alcanza el éxito. Podemos ver la relación de King con su madre y su hermano; de qué modo empieza a interesarse por la creación literaria a temprana edad; cuándo decide a enviar sus relatos a distintas publicaciones y cómo sus primeros relatos publicados son verdaderos éxitos para él aunque económicamente le aporten más bien poco…

Una parte muy interesante por cómo nos acerca al personaje y a su formación como escritor.

De esta parte me quedo con dos cosas:

  • Por un lado, la honestidad de Stephen King, quien no se guarda nada para sí mismo y nos cuenta con todo lujo de detalles incluso los episodios más truculentos de su vida, aquellos que se vieron aderezados con alcohol y sustancias prohibidas.
  • Por otro, el descubrimiento de un escritor que, si bien por el hecho de vender bestsellers como rosquillas se podría pensar que su calidad como escritor deja mucho que desear, demuestra un perfecto conocimiento del oficio y, sin llegar a ser cuadriculado, presenta una disciplina a la hora de crear que posiblemente asombre a más de uno.

Acabo de afirmar algo que necesito aclarar para que no se me malinterprete:

Cuando digo que por el hecho de vender bestsellers se podría pensar que King es un mal escritor (o que no es un buen escritor), corro el peligro de meter a todos los escritores de bestsellers en el mismo saco. Y es que yo mismo he estado engañado muchos años.

Siempre he relacionado bestseller a ‘literatura de masas’ o ‘literatura fácil’. Al hacer esto cometía dos errores:

  • Faltar el respeto a dichos escritores
  • Faltar el respeto a los lectores de dichos bestsellers

Al final, la edad (y muchas lecturas, acompañadas de cierta apertura de miras) ha hecho que entienda que autores buenos y malos los hay en todos lados, independientemente de si sus libros se han vendido bien o mal.

La calidad de un libro depende de su capacidad para gustar, por lo que no solo reside en las dotes narrativas del escritor, sino también en las preferencias estilísticas del lector, o incluso en su estado de ánimo a la hora de afrontar su lectura.

Y, por supuesto, que quede claro: a mí Stephen King me parece un grandísimo narrador.

Hecha la aclaración, prosigo con la reseña.

Qué es escribir

En el siguiente capítulo, titulado ‘Qué es escribir’, King hace una primera aproximación a lo que supone el oficio de escribir, y me resulta especialmente llamativa la propuesta que nos hace para que entendamos de qué manera ‘conectan’ el escritor y el lector en el momento en que el segundo lee lo que eha escrito el primero. Esa ‘telepatía’ de la que nos habla Stephen King.

Un nuevo capítulo, ‘Caja de herramientas’, donde King nos dice que todo escritor debe tener siempre a mano una ‘caja de herramientas’, en sentido figurado, de la que hacer uso durante el proceso de creación de un relato. Dicha caja la divide en varias bandejas, y nos explica cómo en la bandeja superior todo escritor debe tener el vocabulario y la gramática como herramientas más a mano. Estas dos herramientas podemos resumirlas como sigue:

Además de saber qué queremos decir, debemos saber cómo decirlo.

Y ojo, no es que King no defienda una escritura perfecta, pero sí correcta.

Nos habla también de dos fobias personales a la hora de escribir: el uso de la voz pasiva y los adverbios, de los cuales suele huir.

En la siguiente bandeja nos encontraríamos los elementos estilísticos, donde resalta el párrafo, para King mucho más importante que la frase, ya que, según él, es el párrafo el que imprime ritmo al relato.

En la siguiente parte o capítulo del libro, titulado ‘Escribir’, King se pone manos a la obra y comienza a hablarnos de todo lo que sabe «sobre escribir buena narrativa», aunque previamente nos avisa de que aborda semejante tarea planteándose dos tesis previas:

«[…] escribir bien consiste en entender los fundamentos (vocabulario, gramática, elementos del estilo) y llenar la tercera bandeja de la caja de herramientas con los instrumentos adecuados.»

«[…] trabajando duro, poniendo empeño y recibiendo la ayuda oportuna sí es posible convertir a un escritor aceptable, pero nada más, en buen escritor.»

Y tras esto, lo primero que nos suelta King es algo que muchos aspirantes a escritor deberían grabarse a fuego en la cabeza:

«Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho. No conozco ninguna manera de saltárselas. No he visto ningún atajo.»

Con esto, King viene a decirnos dos cosas muy importantes:

  • Que a la vez que leemos más y más vamos incorporando de manera casi inconsciente los distintos estilos y formas de expresión de otros autores, sus gustos narrativos, sus ritmos, sus ‘trucos’, y los vamos incorporando a nuestro propio arsenal de herramientas. Y para ello no solo es útil leer buena narrativa, sino también mala, ya que de todo se aprende.
  • Que escribiendo aprendemos a incorporar los distintos elementos que hemos ido adquiriendo en nuestras lecturas, y a perfilar progresivamente nuestro propio estilo, ayudándonos además a soltarnos y a que el proceso de escritura de manuscritos resulte cada vez más fluido.

Otra cuestión a la que presta atención Stephen King es a la del lugar en el que se escribe. Según el autor, es importante poseer un sitio fijo en el que poder escribir, ya que aparte de ofrecerte cierta rutina y, de algún modo, ambientación, el hecho de que este ‘escritorio’ esté apartado del resto de tu vida, aunque sea solo mediante una puerta, lo que te permite es estar enfocado en lo que importa: escribir.

King pasa a otras cuestiones como la elección del género —literario, claro, no el de los personajes—, y aquí el maestro del género es claro: hay que escribir de lo que uno sabe. Es imposible tener éxito abordando temas de los que no poseemos el suficiente conocimiento.

Trata también sobre la trama, a la cual resta importancia, al menos en lo que respecta a su forma de escribir, y pone por delante la situación. King prefiere poner a los personajes ante una situación concreta y ver, a lo largo de la escritura del relato, cómo la resuelven.

Pasa también a hablarnos sobre la descripción —que para King es acertada si se compone de una serie de detalles bien escogidos que lo resuman todo—; sobre el diálogo, donde reconoce que es un recurso que no todo escritor es capaz de dominar con solvencia; y sobre la creación de los personajes, donde, al igual que en el caso de la trama, King prefiere ir descubriéndolos conforme avanza la historia, con solo algunos trazos de su personalidad definidos previamente.

También nos habla del tema —y aquí me sorprendió—, donde nos dice que no siempre tiene claro cuál es el tema principal de sus obras y que incluso revisando borradores es cuando ha sido consciente del tema principal de alguna de sus obras.

Los borradores, otra cuestión de la que nos habla: ¿cuántas revisiones son necesarias? Leed el libro y lo sabréis.

Un concepto que me gustó mucho de esta parte del libro es el del Lector Ideal. King nos recomienda que seamos capaces de encontrar una o dos personas que podamos identificar como aquellas para las que escribimos y que, cuando hayamos acabado una narración, sean ellas las primeras a las que dejemos nuestro manuscrito para que nos hagan llegar sus sensaciones sobre lo escrito.

También nos habla Stephen King sobre la investigación, sobre si es necesaria y cuándo es indispensable.

La última parte del libro, titulada ‘Posdata: Vivir’, es la recapitulación del accidente sufrido por el autor durante la redacción de este libro y cómo la convalecencia le hizo ser consciente de lo mucho que le gustaba escribir, y de cuánto lo necesitaba para sentirse vivo.

Finalmente, Stephen King termina el libro con dos capítulos más a modo de codas que no voy a desgranaros, así que leed el libro.

La verdad es que en esta reseña os he desgranado bastante el contenido de ‘Mientras escribo’, pero os puedo asegurar que en su lectura encontraréis muchísimo más.

Como os dije al principio, un libro muy honesto y, al menos en mi experiencia, muy útil para aquellos a quienes nos gusta escribir.

Os recuerdo el título: ‘Mientras escribo’, de Stephen King, publicado por la editorial DeBolsillo, del Grupo Editorial Penguin Random House.

En la descripción de esta reseña tenéis algunos enlaces por si os interesa y queréis haceros con algún ejemplar.

Nada más, nos vemos en la próxima reseña.

Ciao!

https://www.youtube.com/watch?v=jm7XB7gALJ8 Mientras escribo, de Stephen King

Ficha del libro

Mientras escribo, de Stephen King

2018

Debolsillo

Comprar libro

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad