El Blues de Beale Street, de James Baldwin

Reseña de la magnífica novela de James Baldwin El Blues de Beale Street, una historia sobre el amor, la injusticia, la esperanza y la importancia de la familia.


Continuamos con las reseñas de novelas. La verdad es que últimamente me apetece bastante leer narrativa. No sé si se debe a que no he conseguido conectar con los últimos ensayos que he empezado o, simplemente, a que estoy volviendo a cogerle el gustillo a la narrativa. Espero que sea esto último, porque de ninguna de las maneras quiero dejar de leer ensayo.

Hoy os traigo una novela que es una auténtica delicia. Una historia desgarradora, pero, a la vez, llena de luz. Con un estilo que desprende tal delicadeza a pesar de lo que cuenta que en momentos te sientes absolutamente conmovido por lo que estás leyendo.

La novela de la que os hablo se titula El blues de Beale Street, aunque yo la leí en su versión original en inglés, If Beale Street Could Talk, y su autor es el escritor estadounidense James Baldwin.

El Blues de Beale Street, de James Baldwin
El Blues de Beale Street, de James Baldwin
El Blues de Beale Street, de James Baldwin
If Beale Street Could Talk, de James Baldwin

Antes de contaros nada sobre la novela o sobre Baldwin necesito decir algo, primero porque si no lo digo reviento, y segundo porque en casa siempre me han insistido que es de bien nacidos el ser agradecidos, por eso: Jan, muchísimas gracias por descubrirme a James Baldwin. Qué manera de escribir, qué forma tan maravillosa de hacer llegar al lector todo tipo de emociones y sentimientos. Esta, esta, es la literatura que a mí me gusta. La que desprende verdad, por mucho que sea ficción.

Y ahora sí, comenzamos.

James Baldwin

Sobre James Baldwin

James Baldwin nació en el barrio de Harlem, en Nueva York en 1924 y murió en un pueblecito de Francia en 1987. Baldwin fue un escritor comprometido, siendo activista por los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos, y en su obra se refleja este compromiso, en la que plasma su preocupación por temas que hasta el momento habían sido poco tratados en la literatura estadounidense como el racismo o la homosexualidad.

La obra de Baldwin no se compone sólo de novelas, sino que también nos dejó cuentos, teatro, poesía y una serie de ensayos que hoy día se consideran referentes en el movimiento por los derechos civiles.  

Y primera vez que os lo voy a decir en esta reseña: hay que leer a Baldwin.

Reseña de El Blues de Beale Street (If Beale Street Could Talk)

Centrándonos ya en la novela, El Blues de Beale Street, publicado en España en Literatura Random House, Baldwin nos cuenta una historia de amor entre dos jóvenes negros del barrio de Harlem, Tish, de diecinueve años y la narradora de la historia, y Fonny, si no recuerdo mal dos años mayor que ella.

Tish y Fonny se quieren desde que son pequeños y desde que decidieron estar juntos tuvieron muy claro que sería para siempre. Así, deciden que ha llegado el momento de vivir juntos y casarse, pero cuando parece que toda esa felicidad se va a traducir por fin en una vida en común para ellos, llega entonces la desgracia, la tragedia: Fonny es acusado injustamente de violación y lo meten en prisión a la espera de que tenga lugar el juicio que decida sobre su culpabilidad. Como os podéis imaginar, el sueño de Tish y Fonny es arrancado de tajo de sus vidas, pero ellos, a pesar de las adversidades, se mantienen fuertes y esperanzados en poder demostrar la inocencia de Fonny. Además, tienen un motivo por el que no desfallecer: Tish está embarazada, y lo sabe con Fonny ya en la cárcel, por lo que para este, Tish le ha dado la mejor de las razones para seguir luchando.

Aquí juegan un papel importante las familias de ambos: los Rivers, la familia de Tish por un lado, compuesta por Tish, su hermana Ernestine, su madre Sharon y su padre Joseph, una familia feliz a pesar de lo poco que tienen, una familia que se ama y donde se defienden los unos a los otros, y para los que Fonny es uno más de ellos. Por otro lado, la familia de Fonny, los Hunt, con Frank, el padre, un pobre hombre que trabaja en una sastrería, la señora Hunt, una mujer extremadamente religiosa pero que rebosa hipocresía en cada palabra que suelta por su boca, y las hermanas de Fonny, Adrienne y Sheila, dos niñatas arpías a pesar de su edad que solo se interesan por ellas mismas.

Y digo que las familias juegan un papel importante porque mientras que la familia de Tish se vuelca en la labor de sacar a Fonny de la cárcel lo antes posible, la familia de él, a excepción del padre, que sufre por la situación de su hijo, pretende desentenderse de lo que le ocurre e incluso ponen en duda la inocencia de su hijo y hermano.

La novela va intercalando flashbacks de la vida de Tish y Fonny, cómo se conocieron, la primera vez que hicieron el amor, su búsqueda de una vivienda en la que vivir, sus salidas románticas, etc., con el progreso de la situación de Fonny y los esfuerzos de la familia de Tish por sacarlo de prisión.

En lo que es el argumento, no voy a avanzar más porque quiero que descubráis por vosotros mismos lo magnífica que es esta historia. Insisto: hay que leer a Baldwin. Lo que sí voy a hacer es compartir con vosotros aquellas cuestiones que más me han fascinado de El Blues de Beale Street.

Unos personajes que son oro puro

Por un lado, los personajes. Baldwin nos construye a través de sutiles pinceladas personalidades tanto arrolladoras, como puede ser la de Ernestine, como sensibles, como es el caso de Tish. Junto con los integrantes de las dos familias hay algunos personajes más que rondan por la historia y de los que también podemos llegar a hacernos una idea bastante amplia de sus personalidades.

Pero sin duda, los dos grandes personajes de la novela son Tish y Fonny. Tish es dulce, amable, miedosa, pero también fuerte y con el suficiente coraje para afrontar situaciones difíciles. Fonny, por su parte, es un chico con una apariencia dura, que en ocasiones se empeña en eso, en aparentar, pero con una sensibilidad especial. Me gusta mucho el personaje de Fonny porque Baldwin enfrenta en él esa sensibilidad de la que os hablo haciendo que sea un joven con inquietudes artísticas, ya que quiere ser escultor, y esa dureza a la que, en parte, se ha visto abocado por su origen y por la familia que tiene.

Aunque, si me tengo que quedar con un personaje, permitidme que sea Sharon, la madre de Tish. Y si queréis saber por qué, pues ya sabéis: hay que leer a Baldwin.

Un estilo sin parangón

Por otro lado, el estilo de este escritor. James Baldwin te traslada a vivir junto a los personajes la historia, te hace partícipe de ella porque, de algún modo, es imposible que no te impliques emocionalmente con lo que les está pasando. Esa injusticia que están sufriendo como consecuencia del racismo de la sociedad y de la época en la que viven, pero también ese amor que sientes que emana a borbotones cada vez que los personajes principales hablan entre ellos.

Diálogos que conmueven

Y esto es lo que más destaco y lo que más me gusta de la novela: los diálogos. ¡Madre mía, qué diálogos! Qué manera de conmover. Hay unas cuantas escenas, en especial aquellas de Tish con su familia, que te ponen el vello de punta por la belleza que estás experimentando por lo que se dicen entre ellos. Se me viene a la cabeza el momento en que Tish cuenta a sus padres que está embarazada, una conversación absolutamente maravillosa; o cada vez que Tish se viene un poco abajo por la situación de Fonny y sus padres y su hermana consiguen levantarla de nuevo con un ímpetu, pero también con una delicadeza, que no puedes más que emocionarte. Bueno, bueno, una maravilla.

El Blues de Beale Street, una novela maravillosa

Y hasta aquí os voy a contar. Voy a ser pesado, pero me da igual: hay que leer a Baldwin. No os vais a arrepentir. Vais a descubrir a un narrador extraordinario, con un lenguaje limpio, directo, para nada engolado, pero usado de tal manera que parece como si estuvieses escuchando música. Con una capacidad para emocionar, para conmover y para implicarte en lo que está contando como, al menos yo, nunca he visto en ningún otro autor.

Y un consejo: si podéis, leed la novela en inglés. Yo no la he leído en español, pero imagino que en la traducción perderá algo de ese estilo tan maravilloso.

Os recuerdo el título: El Blues de Beale Street, en inglés If Beale Street Could Talk, del portentoso James Baldwin. Podéis encontrarlo en español en Literatura Random House y en inglés en la colección de Penguin Modern Classics.

Jan, muchísimas gracias de nuevo.

Nada más, nos vemos en el siguiente episodio. Ciao.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad