En defensa del pluralismo liberal, de Lorenzo Bernaldo de Quirós

Reseña de En defensa del pluralismo liberal, de Lorenzo Bernaldo de Quirós. Una crítica a las religiones posmodernas como amenazas a la sociedad abierta.

Nadie de nosotros puede negar que vivimos tiempos convulsos. Creo que casi todos podemos coincidir en que si nos hubiesen anticipado hace solo 15 años que la situación política que vivimos ahora, ya no solo a nivel nacional sino también global, iba a ser la actual, muchos de nosotros hubiésemos pensado que quien nos lo decía estaba loco.

Por aquella época, todo parecía ir viento en popa: la economía iba más o menos bien y el mundo progresaba a mejor, las democracias estaban bastante bien asentadas en los estados modernos y la estabilidad política solo se veía alterada por ciertos casos de corrupción..

Sin embargo, a raíz de la crisis de 2008, y como consecuencia de los movimientos sociales surgidos como protesta a las consecuencias de esta, el panorama político se fue ensuciando, podríamos decir, llenando el debate político de polémica y enfrentamiento y vaciándolo progresivamente del contenido que sí es importante para los ciudadanos.

En esta inestable situación política han ganado especial relevancia una serie de partidos políticos jóvenes, tanto de izquierdas como de derechas, que han aprovechado la situación para reclamar la atención de los electores, pero acudiendo para ello a la exaltación de ciertos sentimientos que han cristalizado en la crispación que observamos hoy día.

En el libro que os traigo hoy, el autor analiza cómo estos nuevos partidos (y sus movimientos asociados) están socavando tanto el sistema democrático que nos hemos otorgado como las instituciones de las que nos servimos para garantizarlo, y advierte del peligro de dejarnos llevar por esta deriva antipluralista.

El libro del que os hablo se titula En defensa del pluralismo liberal, está escrito por Lorenzo Bernaldo de Quirós y publicado por Deusto.

En defensa del pluralismo liberal, de Lorenzo Bernaldo de Quirós
En defensa del pluralismo liberal, de Lorenzo Bernaldo de Quirós

Antes de empezar con la reseña me gustaría dar las gracias a la editorial por responder tan amablemente a mi petición de colaboración y enviarme el ejemplar que hoy reseño.

Sobre el autor

Lorenzo Bernaldo de Quirós es presidente de FreeMarket Corporate Intelligence, una consultora especializada en análisis económico, político y regulatorio. Es además académico del Cato Institute, socio fundador del Instituto Von Mises de Barcelona y miembro del Consejo Directivo de la Fundación Internacional para la Libertad, del Instituto de Estudios Estratégicos y del patronato de la Fundación Hermes. Bernaldo de Quirós ha publicado artículos en diversos medios a lo largo de todos estos años y actualmente colabora con Actualidad Económica y La Vanguardia. Además de este ensayo que os traigo hoy, también es autor de un total de diez libros y varias publicaciones académicas.

No cabe duda de que este currículum impresiona, pero me vais a permitir que os recomiende ver o leer cualquiera de las entrevistas que le han hecho recientemente. Os daréis cuenta de que estamos ante una persona con una vasta cultura y con una capacidad de análisis realmente sorprendente.

Reseña de En defensa del pluralismo liberal

El libro que nos atañe se estructura en un total de nueve capítulos más un índice de nombres que se citan a lo largo del texto.

Bernaldo de Quirós desarrolla todo el argumento del libro en torno a una idea fundamental: la sociedad abierta, así como sus dos principales expresiones institucionales, la democracia liberal y el capitalismo, están en peligro.

El autor pone el foco en la izquierda identitaria y la derecha paleoconservadora como responsables del socavamiento de la sociedad abierta. También nos recuerda que esto ya ocurrió en los años treinta —con las consecuencias que ya todos conocemos—, con la gran diferencia de que en esta ocasión estos movimientos están realizando sus ataques desde el interior, erosionando poco a poco los cimientos de un sistema que durante casi ochenta años ha permitido que el mundo haya experimentado el mayor progreso jamás visto y el periodo de paz mundial más largo vivido, a excepción por supuesto de ciertos conflictos bélicos, pero que poseen un componente más local.

Según Bernaldo de Quirós, tanto la izquierda como la derecha identitarias lo que buscan es imponer su concepción de la vida buena mediante el uso del poder del Estado.

Y la verdad es que creo que no podría haber elegido un momento mejor para leer este libro porque, si recordáis, en mi anterior reseña os hablaba de Filosofía Pública de Michael J. Sandel, un libro que precisamente giraba en torno a la idoneidad de incorporar o no a la arena política la cuestión de la vida buena.

He de reconocer que antes de empezar a leer En defensa del pluralismo liberal pensaba que iba a encontrarme un ensayo de actualidad política principalmente, y aunque el texto tiene un fuerte componente de actualidad, sin embargo me he encontrado con un texto con un gran trasfondo filosófico, revisando distintas corrientes a lo largo de los siglos, especialmente en los capítulos tres y ocho, que me ha sorprendido muy, pero que muy gratamente.

El autor expone que estos movimientos en ambos espectros del abanico político surgen en realidad como respuesta al malestar provocado por los efectos de la posmodernidad. Las estrategias y los caminos empleados en ambos casos, así como el objetivo último, son similares; tan solo los diferencia su visión concreta de la vida buena.

Una crítica a la izquierda…

Cuando Bernaldo de Quirós se para a analizar a la izquierda identitaria, recurre a lo que define como religiones seculares, que no son más que movimientos de orden civil cuyo seguimiento por parte de los ciudadanos exige una fe, por supuesto ciega, en sus preceptos, y que las hace sentirse rodeadas de enemigos. La izquierda adopta las luchas de estos movimientos, o incluso las instiga, para decidir qué colectivos merecen ser defendidos frente a otros, estableciendo así una diferenciación entre quienes pertenecen a un grupo y quienes no, pero también entre quienes están a favor de sus reclamaciones y aquellos que están en contra, voces críticas para quienes reclaman coerción.

Nos cuenta el autor que, para la izquierda identitaria, el colectivo es más importante que el individuo, llegando incluso a anular a este último y reduciendo su existencia o mérito a dicha pertenencia.

Para argumentar todo esto, Bernaldo de Quirós recurre a tres religiones seculares actuales: la del ecologismo, la animalista y la feminista, de las cuales no critica sus fundamentaciones, sino la ciega radicalidad a la que han llegado guiadas por esta izquierda identitaria que las usa como herramientas de enfrentamiento y polarización.

…y también a la derecha

Pero a Lorenzo Bernaldo de Quirós, como liberal que se define, no se le puede achacar que se limite a criticar solo al ala más a la izquierda del espectro político, sino que reparte también para esa derecha rancia e iliberal, que define como paleoconservadora, y le dedica en exclusiva un capítulo que ocupa nada más y menos que una cuarta parte del libro.

Para el autor, esta derecha surge en parte como respuesta a esas religiones seculares fomentadas por la izquierda más radical, las cuales ven como amenazas a un orden político, social y cultural, una tradición, que consideran la correcta. Recordad, su visión de la vida buena en contraposición a la de la izquierda. De hecho, en un momento de este capítulo Bernaldo de Quirós afirma lo siguiente:

La derecha iliberal plantea un agresivo programa de ingeniería social orientado a modelar a la sociedad y al individuo alrededor de su concepción de la vida buena. La división entre lo legal (esfera pública) y lo moral (esfera privada) desaparece.

El autor recurre a cuestiones como la guerra de civilizaciones o la inmigración para demostrar cuan equivocada está e insostenible es la postura paleoconservadora.

Por tanto, al final, en este enfrenamiento entre izquierda identitaria y derecha iliberal nos encontramos ante dos proyectos colectivistas que tienen como objetivo acabar con la pluralidad de visiones e ideologías e imponer estrictamente la suya mediante el uso del poder del Estado como herramienta de coacción.

El penúltimo capítulo del libro (el último funciona a modo de epílogo centrado en el caso español), es una defensa de ese pluralismo tan necesario para vivir en paz y acorde a la ley, que respeta las visiones de todos pero que reclama a su vez el respeto de todos. En un momento dado, llegamos a un párrafo que creo que define a la perfección lo que sería el ideal de sociedad abierta para el autor. Permitidme que os lo lea:

Lo que importa en la vida es que el hombre defina él mismo los fines que pretende alcanzar, que sea él quien los descubra y se responsabilice de su realización. Llevar una vida dotada de sentido exige que el ser humano decida cómo regirla y cómo actuar sobre el mundo en el que opera. Y esto es lo que da contenido y hace posible la conducta moral, la búsqueda de la felicidad y el bienestar material. Esto significa plantearse qué tipo de sociedades son las que permiten a quienes viven en ellas disfrutar de la mayor libertad posible para concebir y llevar a la práctica sus propios proyectos. Al mismo tiempo, esa sociedad sería aquella donde los actos y sus consecuencias están tan interconectados que las personas son recompensadas cuando hacen las cosas bien y penalizadas por lo que hacen mal.

Y en otro párrafo también nos dice:

En una sociedad abierta, la gente no está ni permanece unida porque comparta los mismos fines o para realizar una tarea común, sino por el reconocimiento de la autoridad de las reglas bajo las cuales viven

En defensa del pluralismo liberal es un excelente ensayo

En definitiva, un ensayo magnífico, pero magnífico con mayúsculas, con un trasfondo filosófico que lo dota de autoridad en lo que nos cuenta, y con un análisis de la actualidad y del momento político que vivimos absolutamente encomiable.

Una lectura que os recomiendo muchísimo. Doscientas páginas cargadas de sabiduría y sentido común, pero también de templanza, ya que no cae en la crítica fácil, o en la burla hacia ciertas actitudes, sino que nos encontramos ante un texto serio, respaldado por el estudio de toda una escuela de filosofía política que busca aquella sociedad en la que todos tenemos cabida.

Os recuerdo el título: En defensa del pluralismo liberal, escrito por Lorenzo Bernaldo de Quirós y publicado por Ediciones Deusto.

Nada más, nos vemos en la siguiente reseña. Ciao.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad