La Mente de los Justos, de Jonathan Haidt

Reseña de La Mente de los Justos, donde Jonathan Haidt nos explica el proceso por el que se forman los juicios en nuestra mente. Un libro 100% recomendable.


En una situación política tan polarizada como la actual, ¿es posible que las personas se lleven bien a pesar de sus diferencias ideológicas?

¿Por qué derecha e izquierda no solo se atacan, sino que parecen no comprenderse mutuamente en absoluto?

Todos poseemos unos juicios morales, unos pre-juicios, los cuales están basados en unas matrices morales previas afectadas por una multitud de factores los cuales definen nuestra interpretación del mundo.

En su libro La Mente de los Justos, Jonathan Haidt nos explica de una forma maravillosa el proceso por el cual se forman los juicios, cuáles son esos factores que los afectan y nos presenta su Teoría de los Fundamentos Morales, muy útil para comprender por qué tanto progresistas como conservadores piensan como piensan.

Vamos a por él.

Sobre Jonathan Haidt

Jonathan Haidt es psicólogo social y profesor de liderazgo ético en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, donde centra su campo de estudio en la moralidad y cómo esta se ve afectada por cuestiones culturales y evolutivas.

Un autor muy interesante por todo cuanto propone y por la forma de abordar una cuestión tan peliaguda como es la moral y sus implicaciones.

Haidt es también autor del libro ‘La hipótesis de la felicidad’ donde adelanta algunas de las cuestiones que plantea en el libro que nos ocupa.

Sobre La Mente de los Justos

‘La Mente de los Justos’, con el subtítulo ‘Por qué la política y la religión dividen a la gente sensata’, es una obra realmente redonda, con un planteamiento muy original y un estilo que hace muy cómoda la lectura.

Me gustaría resaltar la magnífica edición que ha hecho Deusto con este libro. En formato de tapa blanda, con un tamaño de fuente muy agradable y realmente manejable. Además, y un punto muy a destacar, con las notas al pie de página, lo que, teniendo en cuenta que estamos hablando de un total de 674 notas, se agradece poder ampliar la información sin tener que movernos de la página en la que estamos.

El libro está dividido en 3 partes compuestas por 12 capítulos más una introducción y una conclusión.

Las tres partes en las que se divide el libro coinciden con lo que Haidt denomina los 3 principios de la psicología moral:

  1. La intuición viene primero, el razonamiento estratégico después
  2. La moralidad es mucho más que justo e injusto
  3. La moralidad une y ciega

Por tanto, vayamos por partes.

La intuición viene primero

En los cuatro capítulos que componen esta primera parte, Haidt nos cuenta de qué manera se forma la moralidad, y gracias a toda la investigación que pone a nuestro alcance descarta la opción nativista o congénita, así como la positivista basada en el aprendizaje, para acabar descartando también la opción racionalista, construida sobre la base de las experiencias con el daño.

El autor afirma que el dominio moral, las cuestiones sobre las que nos formamos juicios, varía entre aquellas culturas occidentales, educadas e individualistas y aquellas otras más sociocéntricas, siendo en estas últimas mucho más amplio.

Las personas poseemos sentimientos en torno al asco y la falta de respeto que guían nuestro razonamiento, siendo a veces este último una creación post hoc.

Por tanto, la cultura en la que nos encontremos influirá decisivamente en nuestra compresión del mundo.

Haidt pasa a presentarnos su modelo intuitivo social, en el que nos explica cómo todos creamos nuestros juicios en primer lugar como intuiciones, para a continuación formular nuestros razonamientos, los cuales generamos para confirmar dichas intuiciones. No obstante, nuestras intuiciones pueden cambiar en base a los juicios y razonamientos de otros con más probabilidad que tras un razonamiento reflexivo propio.

Y para explicarlo de una forma más visual, Haidt nos pone el ejemplo del elefante (procesos automáticos) y el jinete (procesos controlados) para explicarnos cómo nuestra mente se divide en dos partes, donde el jinete evolucionó para servir al elefante.

Así, las intuiciones pueden ser modeladas por el razonamiento, motivo que explica cómo cuando algunas personas están inmersas en una discusión, algunas buscan atacar esas intuiciones para crear conflictos morales en los otros.

Haidt termina la primera parte confirmándonos que las personas estamos más preocupados por la apariencia, lo que los demás piensan de nosotros, que por cómo somos realmente, si bien se trata de algo inconsciente.

La moralidad es mucho más que justo e injusto

El autor comienza esta segunda parte profundizando en el hecho de cómo la cultura en la que nos encontremos influye en que nuestro dominio moral sea más estrecho o más amplio. Así, en culturas más ‘occidentales’, las preocupaciones morales están más orientadas a la autonomía, o sobre los individuos que engañan, dañan u oprimen a los demás, mientras que en culturas más sociocéntricas, estas preocupaciones van encaminadas a la comunidad e incluso la divinidad.

Haidt nos explica cómo es imposible basar la moralidad en un único principio, y cómo esta actitud genera sociedades insatisfechas al no cumplir con muchos otros principios.

Todos poseemos una matriz moral, y en función de la cultura a la que pertenezcamos, estas matrices varían entre sí, sin embargo, todas ellas deben complacer la mente de las personas.

Haidt hace un recorrido por las propuestas de Bentham (utilitarista) y Kant (deontológica) y las critica por insuficientes al centrarse en un único receptor moral. Frente a ellos, el autor defiende la aproximación de Hume, pluralista, sentimentalista y naturalista.

Es entonces cuando el autor nos presenta su Teoría de los fundamentos morales. Una teoría formada en principio sobre 5 fundamentos:

  • Cuidado/Daño
  • Equidad/Engaño
  • Lealtad/Traición
  • Autoridad/Subversión
  • Santidad/Degradación

Y ahora es cuando viene la parte que más me gusta.

Haidt nos explica cómo las personas progresistas basan su moralidad en los dos primeros fundamentos, descuidando en exceso el resto de fundamentos mientras que las personas conservadoras presentan una preocupación similar en todos los fundamentos, lo que Haidt denomina la ventaja conservadora.

Parándonos un momento en el fundamento de Equidad/Engaño, Haidt nos muestra cómo este no es interpretado del mismo modo por progresistas que por conservadores, implicando igualdad para los primeros y proporcionalidad para los segundos, aunque dicha proporcionalidad produzca desigualdades.

A estos 5 fundamentos morales el autor añade posteriormente uno más, el de Libertad/Opresión, que sustenta el igualitarismo y el antiautoritarismo de la izquierda, así como la ira antigubernamental de las facciones más libertarias y conservadoras.

La moralidad une y ciega

En esta última parte, Jonathan Haidt comienza explicándonos cómo nuestra mente presenta una serie de mecanismos para:

  • Por un lado, promover nuestros intereses en competencia con los de nuestros iguales
  • Y por otro lado, promover los intereses de nuestro grupo por encima de los intereses de otros grupos

El autor pasa a ofrecernos una multitud de ejemplos evolutivos para afirmar cómo hemos podido llegar a desarrollar una intencionalidad compartida y cómo cultura y genes evolucionan simultáneamente.

Haidt afirma que somos un 90% chimpancés y un 10% abejas, es decir, las personas somos capaces de trascender nuestro interés propio para entregarnos a algo más grande que nosotros mismos, el grupo, y recurre a la idea de homo dúplex propuesta por Durkheim, un autor que recorre toda la obra.

Haidt critica el error de la izquierda de ‘menospreciar’ el fundamento de Santidad y no entender que la religión promueve en las comunidades el sentimiento de pertenencia.

De hecho, el autor llega a afirmar en un momento dado que

Son las amistades y las actividades grupales, llevadas a cabo dentro de una matriz moral que enfatiza el altruismo, lo que saca lo mejor de la gente.

Un libro absolutamente maravilloso que nos permite comprender muchas de las posturas políticas que nos encontramos, así como el modo de afrontar los distintos problemas de las sociedades.

Un texto que recorre cuestiones no solo de psicología social y moral, sino también de filosofía, antropología, biología, genética, sociología… Un auténtico crisol de disciplinas que enriquecen el argumento central de la obra.

Os recuerdo el título: ‘La Mente de los Justos’, de Jonathan Haidt, publicado por Deusto en una edición exquisita. Un libro 100% recomendable.

Nada más, nos vemos en el próximo vídeo. Ciao.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad